Día das Letras Galegas 2014: Xosé Mª Díaz CastroDía das Letras Galegas 2014: Xosé Mª Díaz Castro

diaz_castro
Xosé María Díaz Castro

No llegué a tratar a Xosé María Díaz Castro, pero descubrí su poesía a comienzos de los años sesenta, en la librería Helios de Ferrol, un sábado por la mañana, mientras curioseaba en los libros gallegos y me encontré con el titulado “Nimbos”.

diaz_castro
Xosé María Díaz Castro

Non cheguei a tratar a Xosé María Díaz Castro, pero descubrín a súa poesía a comezos dos anos sesenta, na librería Helios de Ferrol, un sábado pola mañá, mentres andaba a chusmar nos libros galegos e descubrín o titulado “Nimbos”. Recuerdo la impresión que me causó el primer poema que leí; el titulado “Coma ventos fuxidos”, que, a modo de introducción, abría el libro:

Estes non son poemas, nin cimentos
de poemas siquera. Son fragmentos
de min mesmo perdidos,
coma ventos fuxidos,
por antigos camiños esquencidos:
Díaz Castro perdido no traxeito
dun recordo moi longo,
recolleito
por un anxo e salvado
nalgún intre de amor desesperado!

No tuve que leer más. Acababa de descubrir un poeta, un gran poeta. Después supe de la admiración que por él sentían el editor Ramón Piñeiro y el poeta Salvador García-Bodaño; y ellos me informaron de que Díaz Castro era de una familia labriega de Guitiriz, que pasara por el seminario de Mondoñedo y que su dominio de la mayoría de los idiomas europeos le abriera las puertas del Instituto de Estudios Hispánicos y del Ministerio del Interior. Díaz Castro fue desde entonces uno de mis poetas, y en los distintos programas radiofónicos que hice durante 35 años, el libro “Nimbos” estuvo conmigo para crear esa comunicación mágica con la audiencia, que sólo pueden conseguir la verdadera poesía y los verdaderos poetas. No podía imaginar que algún día, cuando la Real Academia Galega le dedicase el Día das Letras Galegas, en un colegio de Guitiriz se descubriría una placa en memoria suya, que llevaría uno de los retratos que yo le hice. No podría imaginarlo, pero me alegra que así sea porque, sin conocernos, sin vernos nunca, sentí a Díaz Castro como alguien muy próximo a mí, porque solía hablar por mí.Recordo a impresión que me causou o primeiro poema que lin, o titulado “Coma ventos fuxidos”, que, a xeito de limiar, abría o libro:

Estes non son poemas, nin cimentos
de poemas siquera. Son fragmentos
de min mesmo perdidos,
coma ventos fuxidos,
por antigos camiños esquencidos:
Díaz Castro perdido no traxeito
dun recordo moi longo, recolleito
por un anxo e salvado
nalgún intre de amor desesperado!

Non tiven que ler máis. Acababa de descubrir un poeta, un gran poeta. Despois souben da admiración que por el sentían o editor Ramón Piñeiro e o poeta Salvador García-Bodaño, e por eles contáronme que Díaz Castro era dunha familia labrega de Guitiriz, que pasara polo seminario de Mondoñedo e que o dominio dos máis dos idiomas europeos lle abrira as portas do Instituto de Estudios Hispánicos e do Ministerio do Interior. Díaz Castro foi, dende entón, un dos meus poetas; e nos distintos programas radiofónicos que fixen ao longo de 35 anos, o libro “Nimbos” estivo comigo para crear esa comunicación máxica coa audiencia, que só poden conseguir a verdadeira poesía e os verdadeiros poetas. Non podía imaxinar que algún día, cando a Real Academia Galega lle adicase o Día das Letras Galegas, nun colexio de Guitiriz se descubriría unha placa en memoria súa, que levaría un dos retratos que eu lle fixen. Non podería imaxinalo, pero alégrame que así sexa porque, sen coñecérmonos, sen vernos nunca, sentín a Díaz Castro como alguén moi próximo a min, porque soía falar por min.

Deixa un comentario

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.