Rosa María Milleiro, buena mujer y buena poetaRosa Mª Milleiro, boa muller e boa poeta

Siro, Rosa Mª Milleiro, Susana Martínez Galdós

Rosa María Milleiro es, además de ferrolana, poeta. También es algo ingenua, o mucho, demasiado; de ahí la ocurrencia de pedirme un prólogo para su precioso libro “Paseo mis pies desnudos” presentado en la Galería Sargadelos de Ferrol el 26 de octubre.

Este es el prólogo:

Rendido a los versos desnudos de Rosa María Milleiro

Cuando yo nací, en la casa de mis padres no había ni un solo libro, pero meses después mi hermano se marchó a Madrid y con la primeira paga compró un ejemplar de una preciosa edición del Quijote y se la envió con una dedicatoria que decía: A mis queridos padres, el mejor libro de España.

Aquel Quijote estuvo en la mesilla de noche de mi madre hasta que yo, con cuatro anos, empecé a hojearlo para admirar las ilustraciones del caballero atacando los molinos de viento, recibiendo las pedradas de los galeotes ingratos, sirviendo de hazmerreír a unos duques sin nombre y sin alma, etc. Mi madre y mi hermana me enseñaban cada tarde las letras, y empecé a leer en el Quijote.

Siro, Rosa Mª Milleiro, Susana Martínez Galdós

Rosa María Milleiro é, ademais de ferrolana, poeta. Tamén é algo inxenua, ou moito, demasiado; de aí a ocorrenza de pedirme un prólogo para o seu precioso libro “Paseo mis pies desnudos” presentado, que presentamos na Galería Sargadelos de Ferrol o pasado 26 de octubro.

Velaí o prólogo :

Rendido aos versos espidos de Rosa María Milleiro

Cando eu nacín, na casa dos meus pais non había nin un so libro, pero meses despois o meu irmán marchou a Madrid e coa primeira paga mercou un exemplar dunha preciosa edición do Quixote e mandouno cunha adicatoria que dicía: Aos meus queridos pais, o mellor libro de España. Aquel Quixote estivo na mesiña de noite da miña naí ata que eu, con catro anos, empeceí a follealo para admirar as ilustracións do cabaleíro atacando os muíños de vento, recibindo os croiazos dos galeotes ingratos, servindo de monifate a uns duques sen nome e sen alma, etc. A miña nai e a miña irmá aprendíanme cada tarde as letras, e eu empecei a ler no Quixote.

Ler mais