AuroraAurora

aurora_suarezQuiero hablaros de Aurora, mi amiga Aurora. Yo, como todos, tengo amigos del alma y amigos del “recho”. Y como algunos no sabréis qué es el “recho”, explico que es el estómago de los animales e, irónicamente, también el de las personas. Queda clarísima, pues, la diferencia entre unos y otros amigos. Aurora es amiga del alma y lo será toda mi vida, pese a los seiscientos kilómetros que puso entre ella y yo hace muchos años, cuando era una moza de veintipocos.

Aurora tiene muchos encantos. La belleza es el más evidente, claro; pero a poco que la tratéis quedaréis prendados igualmente de su inteligencia poco común y un increíble sentido del humor, que le permite convertir en risible gran parte de lo que conforma el diario vivir, especialmente lo más solemne. Aurora es una humorista extraordinaria, a la manera de Julio Camba y Wenceslao Fernández Flórez. Tiene, como ellos, agudeza visual para ver detrás de las pautas culturales apuntaladas por la tradición; de los prejuicios intocables y de las modernidades convertidas en normas de obligado cumplimiento en el rebaño social. Como ellos tiene también finura intelectual para desbaratar en medio folio los dogmas intocables en la convivencia social, o dejar en pelota picada a cualquier hombre o mujer elevados a la categoría de semidioses –a veces de dioses-, sin que puedan sentirse ofendidos públicamente. Aurora tiene en común con Luis Piedrahita, otro gran humorista de nuestro tiempo, el don de ver lo que ocultan las pequeñas cosas de nuestro vivir cotidiano. Desde que conozco a Piedrahita pienso que es como Aurora, pero en feo.aurora_suarez

Quérovos falar de Aurora, a miña amiga Aurora. Eu, como todos, teño amigos da alma e amigos do “recho”. E por se alguén non sabe que é o “recho”, explico que é o bandullo dos animais, e ironicamente, o das persoas. Queda clarísima, pois, a diferencia entre uns e outros amigos. Aurora é amiga da alma e serao toda a miña vida, malia os seiscentos quilómetros que puxo entre ela e eu hai moitos anos, cando era una rapaza de vintepoucos.

Aurora ten moitos encantos. A beleza é o máis evidente, claro; pero a pouco que a tratedes quedaredes engaiolados igualmente pola súa intelixencia pouco común e un incrible sentido do humor, que lle permite converter en risible gran parte do que conforma o diario vivir, especialmente o máis solemne. Aurora é una humorista extraordinaria, ao xeito de Julio Camba e Wenceslao Fernández Flórez. Ten, coma eles, agudeza visual para ver detrás das pautas culturais afortaladas pola tradición; dos prexuízos intocabeis e das modernidades convertidas en normas de obrigado cumprimento no rabaño social. Coma eles ten tamén finura intelectual para esfarelar en medio folio os dogmas intocabeis na convivencia social, ou deixar en porrancho –en “pelota picada”, dise en castelán- a calquera home ou muller elevados á categoría de semideuses –ás veces de deuses-, sen que poidan sentirse ofendidos publicamente. Aurora ten en común con Luis Piedrahita, outro gran humorista do noso tempo, o don de ver o que ocultan as pequenas cousas do noso vivir cotián. Des que coñezo a Piedrahita penso que é como Aurora, pero en feo.

Ler maisAuroraAurora