Puntadas sen fío: Unamuno

Puntadas sen fío: Unamuno por Siro
Puntadas sen fío: Unamuno por Siro

“Mientras dure la guerra”, a película de Amenábar, trata -coido que con acerto- a anguria vivida polo Unamuno, vello e enfermo, que confiara no Alzamento Nacional para poñer orde na república e salvar do marxismo a civilización cristiá; pero, comezada a guerra, descobre as mesmas  atrocidades nos dous bandos. Unha traxedia íntima, que eu ilustraría graficamente en catro momentos.

19 de febreiro de 1935. Unamuno recibe a José Antonio Primo de Rivera, o día en que a Falanxe vai dar o primeiro mitin en Salamanca. Pedírallo un ex alumno falanxista, Francisco Bravo, que acompañou a José Antonio e Sánchez Mazas. Don Miguel estivo cordial: “Esto del fascismo yo no sé bien lo que es, ni creo que tampoco lo sepa Mussolini. Confío en que ustedes tengan, sobre todo, respeto a la dignidad del hombre. Lo que he  leído de usted, José Antonio, no está mal, porque subraya eso del respeto a la dignidad humana”.E foi ao mitin con eles.

Primeiros días de setembro de 1936. Entrevístao Merry Bromberger, corresponsal do xornal francés Le Matin, e declara: “Todavía no ha sido entendida en el extranjero la naturaleza de esta guerra civil, la más terrible que España ha conocido y que llevará al país a la ruina, a una herida abierta de par en par. Sugerimos una mediación, una tregua, para intercambiar rehenes y detener las ejecuciones. No hay voluntad para parar esta locura.”

Pero segue facendo responsable a Azaña e confiando en Franco para salvar España.

12 de outubro de 1936. O horror das execucións e dos “paseos” polo exército franquista e a Falanxe mortifícao e fai que se pregunte como puido ser tan inxenuo. No acto conmemorativo de Día da Raza, no Paraninfo da Universidade, houbo discursos feixistas e Unamuno escolleu un para xustificar a súa intervención. A transcripción do enfrontamento dialéctico con Millán-Astray non existe, pero as versións que coñecemos responden ao sucedido: o vello Unamuno -outra vez rebelde e destemido- quixo rebentar o acto, e conseguiuno. Víctor Ruiz Albéniz, avó de Ruiz Gallardón, escoitouno dicir: “Yo tenía que lanzar una bomba y ya la he lanzado”.

31 de Nadal de 1936. Visítao o profesor falanxista Bartolomé Aragón, e Unamuno dille: “Le agradezco que no venga usted con la camisa azul, como hizo el último día, aunque veo que trae el yugo y las flechas. Tengo que decirle a usted cosas muy duras y le suplico que no me interrumpa.”

Aragón, abatido, comenta que quizais Deus esqueceu a España, e Unamuno bate co puño na mesa, afirma que España ten que salvarse, e morre.

No cemiterio, entre moitas camisas azuis e correaxes, o alcalde de Salamanca fai o saúdo feixista e berra: ¡Camarada Miguel de Unamuno!

Un final esperpéntico para unha deriva ideolóxica absurda, que o mundo da cultura non lle reprochou. Antonio Machado falou por todos: “¿De qué otro modo podía morir, sino luchando consigo mismo, con su hombre esencial y con su propio Dios?” Nada que ver co rancoroso Franco, que, aínda en 1956 comentaba: “Unamuno vino a verme para pedirme que no bombardease Bilbao. Tenía dos casas y temía que se las destrozasen”.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deixa un comentario

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies