Puntadas sen fío: Aquel 1 de maio

Puntadas sen fío: Aquel 1 de maio por Siro
Puntadas sen fío: Aquel 1 de maio por Siro

Aos 14 anos entrei de aprendiz na factoría de Bazán en Ferrol, cun cento longo de rapaces da miña idade. A xornada laboral tiñámola repartida en horas de clases teóricas nas escolas e prácticas nos talleres, pero a primeira pasabámola no ximnasio, onde, ademais dos exercicios da táboa sueca creada por Henrik Ling no século XIX, podiamos practicar atletismo, fútbol, baloncesto, balonmán e natación. Ao remate, repoñíannos do esforzo, cun bocata de tortilla, mortadela ou xamón serrano, segundo o día da semana. De cando en cando viña “el maestro Sierra” e cantabamos a coro o Himno Sindical, para recordar que co Sindicato Vertical, creado en 1940 e que acollía a patróns e asalariados, non se repetirían os enfrontamentos do pasado:

“No volverán nunca más odios del ayer.

 En la lucha de clases falta la razón.

La justicia ha de vencer”.

En 1955, Pío XII converteu o 1 de maio na festa de San Xosé Artesán e Franco apuntouse á celebración e fíxoo festivo. O 1 de maio de 1958 celebrouse no estadio Santiago Bernabeu, ante 120.000 espectadores e baixo a presidencia do Caudillo, a clausura da primeira Olimpiada Sindical na que participaron 10.000 “productores atletas” e que pechamos cunha demostración ximnástica 400 mozos de Bazán-Ferrol, con idades entre 15 e 20 anos.  

Estou afeito aos comentarios desdeñosos daquela celebración e das seguintes, pero non coñezo nada semellante aos vertidos nun traballo de investigación titulado “El sindicato vertical del franquismo: características generales y  aspectos regionales”, publicado en 2007 por unha catedrática de historia “de cuyo nombre no quiero acordarme”, que primeiro nos descualifica como deportistas: “una vez al año se vestían de sansones y de minervas y se entregaban a la disciplina del músculo”; e despois descualifícanos políticamente en dous parágrafos delirantes:
“En todo caso, estar ahí, como tallos de ciudadanos plantados en el césped, era mejor y más seguro que estar fuera, en las minas de Asturias o en los talleres de la Seat, donde se hacían demostraciones sindicales pero de otro tipo”.

“En la Demostración Sindical Nacional unos trabajadores de guardarropía mostraban su adhesión sin fisuras a los más ilustres espectadores que se pudiera desear, el caudillo y su cohorte familiar y ministerial”.

A inocencia da historiadora ignora que aqueles “traballadores de guardarropía” de Bazán-Ferrol eran os mellores da construcción naval en España; e que o 10 de marzo de 1972 fixeron “demostraciones sindicales, pero de otro tipo” ao se enfrontar con pedras aos disparos da policía nacional, co resultado de dous mortos e moitísimos feridos. Entre os mozos que pechamos o acto coa demostración ximnástica estaban os futuros dirixentes do PCG e CCOO, que pagaron a militancia con anos de cárcere.

Os 50 segundos que NO-DO dedicou á nosa actuación, -pódense ver en Internet “Demostración Sindical. Madrid. 1958”-, permiten comprobar que non desmerecería na clausura de calquera olimpiada. O texto e a locución son outra cousa. Están ao nivel do traballo da historiadora.

¿Te gustó este artículo? Compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deixa un comentario

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies