Imágenes de la Transición: Vuelve el Guernica Imáxes dá Transición: Volve o Guernica

Iñigo Cavero, Rafael Fernández Quintanilla y Javier Tusell
Iñigo Cavero, Rafael Fernández Quintanilla y Javier Tusell

En 1968 Franco encargó a Carrero Blanco iniciar las gestiones para que el Guernica volviese a España, y Carrero responsabilizó de las mismas al director general de Bellas Artes, Florentino Pérez Embid, quien un año después declaró al periódico Le Monde que el cuadro podría volver a España. El abogado de Picasso, Roland Dumas, respondió que, por deseo del autor, “el Guernica sólo volvería a España con la República” y Picasso se lo comunicó a los responsables del Museum of Modern Art de New York, donde estaba depositado.

Iñigo Cavero, Rafael Fernández Quintanilla y Javier Tusell
Iñigo Cavero, Rafael Fernández Quintanilla y Javier Tusell

En 1968 Franco encargou a Carrero Blanco iniciar as xestións para que o Guernica volvese a España, e Carrero responsabilizou das mesmas ao director xeral de Belas Artes, Florentino Pérez Embid, quen un ano despois declarou ao xornal Le Monde que o cadro podería volver a España. O avogado de Picasso, Roland Dumas, respondeu que, por desexo do autor, “o Guernica só volvería a España coa República” e Picasso comunicoullo aos responsabeis do Museum of Modern Art de New York, onde estaba depositado.

Después de las primeras elecciones democráticas, Senado y Congreso aprobaron solicitar formalmente la devolución del Guernica. Picasso había muerto y ni la familia ni el museo tenían interés en colaborar; pero el diplomático Rafael Fernández Quintanilla se hizo con la documentación que acreditaba el pago de 150.000 pts. del Gobierno de la República a Picasso por el Guernica, y el Congreso de los EEUU pidió la devolución a España. Las pertinaces gestiones de Javier Tusell, director general de Bellas Artes, tuvieron éxito y el 9 de setiembre de 1981 el ministro de Cultura, Iñigo Cavero, firmaba la recepción del Guernica, que se mostró, con grandes medidas de seguridad, en el Casón del Buen Retiro, hasta que en 1992 pasó al Centro de Arte Reina Sofía.

Despois das primeras eleccións democráticas, Senado e Congreso aprobaron solicitar formalmente a devolución do Guernica. Picasso morrera e nin a familia nin o museo tiñan interese en colaborar; pero o diplomático Rafael Fernández Quintanilla deu coa documentación que acreditaba o pago de 150.000 pts. do Goberno da República a Picasso polo Guernica, e o Congreso dos EEUU pediu a devolución a España. A teimuda xestión de Javier Tusell, director xeral de Belas Artes, tivo éxito e o 9 de setembro de 1981 o ministro de Cultura, Iñigo Cavero, asinaba a recepción do Guernica, que se mostrou, con grandes medidas de seguridade, no Casón del Buen Retiro, ata que en 1992 pasou ao Centro de Arte Reina Sofía.

Deixa un comentario

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.