Imágenes de la Transición: ¿Estaba el Rey en el golpe?Imáxes da Transición: ¿Estaba o Rei no golpe?

Hay razones para pensar que el Rey veía bien la Solución Armada; y no es  de extrañar porque los asesores, en la propia Casa Real, lo animaban a apoyarla. Lo que no podía admitir el Rey es que se produjese un golpe de estado en su nombre, de ahí que, desde el primer momento, hiciese lo posible para evitarlo. No tiene sentido afirmar que no hizo nada hasta la una y cuarto de la mañana del día 24, cuando TVE reprodujo su mensaje, porque minutos después de la entrada de Tejero en el Congreso ya había hablado con distintos mandos militares.Hai razóns para pensar que o Rei vía ben a Solución Armada; e non é de estrañar porque os asesores, na propia Casa Real, animábano a apoiala. O que non podía admitir o Rei é que se producise un golpe de estado no seu nome, de aí que desde o primeiro momento fixese o posible para evitalo. Non ten sentido afirmar que non fixo nada ata a una e cuarto da mañá do día 24, cando TVE reproduciu a súa mensaxe, porque minutos despois da entrada de Tejero no Congreso xa falara con distintos mandos militares.

Conversaciones durante la tarde

Las palabras de tranquilidad que dirigió al presidente de la Generalitat y que repitió a García-Sabell y a la diputada Anna Balletbó, la primera en salir del Congreso por estar embarazada, no prueban que procurase el control de la situación; pero si lo prueba que a las 18,40 llamara al general Gabeiras para conocer las medidas que tomara respecto a las capitanías generales, y que a las 19,30 llamase a Miláns  para confirmar las órdenes que Gabeiras le diera de retirar las tropas a los cuarteles. Cuando llamó al capitán general de Zaragoza, éste le respondió eufórico: “¿Qué, Señor, al toro?” Don Juan Carlos lo calmó y le ordenó que no hiciese nada si no recibía instrucciones suyas. Miláns perdió así uno de los más firmes apoyos.

As palabras de tranquilidade que dirixiu ao presidente da Generalitat e que repetiu a García-Sabell e á deputada Anna Balletbó, a primeira en saír do Congreso por estar embarazada, non proban que procurase o control da situación; pero si o proba que ás 18,40 chamara ao xeneral Gabeiras para coñecer as medidas que tomara respecto ás capitanías xerais, e que ás 19,30 chamase a Miláns  para confirmar as ordes que Gabeiras lle dera de retirar as tropas aos cuarteis. Cando chamou ao capitán xeral de Zaragoza, este respondeulle eufórico: “¿Qué, Señor, al toro?” Don Juan Carlos calmouno e ordeoulle que non fixese nada se non recibía intrucións súas. Miláns perdeu así un dos máis firmes apoios.

Deixa un comentario

Este sitio emprega Akismet para reducir o spam. Aprende como se procesan os datos dos teus comentarios.