Imágenes de la Transición: Rebelión a bordo

Suárez, Garrigues, Cabanillas, Ordóñez, Herrero de Miñón, Lavilla
Suárez, Garrigues, Cabanillas, Ordóñez, Herrero de Miñón, Lavilla

Suárez no quiso o no supo capitanear la UCD hasta que descubrió que era un barco a la deriva, con barones enfrentados entre sí y que llegaron a cuestionar su liderazgo. En busca de una pacificación imposible hizo cambios en el goberno en mayo de 1980, pero en julio los barones se reunieron con él en una finca de Manzanares el Real –bautizada por la prensa como “La casa de la pradera”, en alusión a una popular serie de televisión-, en un encuentro que el ministro Arias Salgado calificó de irresponsable conspiración contra el líder.

Suárez volvió a cambiar el gobierno el 8 de setiembre para hacer un nuevo reparto de poder, y el 19 quiso contar con el apoyo del partido presentando una Moción de Confianza a la cámara para llevar adelante un plan de austeridad económica y de política autonómica. El partido lo apoyó, pero Herrero de Miñón publicó en El País un artículo demoledor, titulado “Sí pero…”, en el que dicía: “sí a la decisión de gobernar de una vez”; “no al caudillaje arbitrario que pretende ocultar la irremisible pérdida del liderazgo político en el partido, en el Parlamento y en el Estado”.

Días después se impuso por amplísima mayoría al candidato de Suárez en la elección del jefe del grupo parlamentario de UCD. La rebelión era imparable.

Deja un comentario