José Luis Sampedro

José Luis Sampedro
José Luis Sampedro

De José Luis Sampedro hemos oído y leído, estos días, muchas cosas distintas, todas buenas, y, además, todas ciertas. Creo que José Luis Sampedro había alcanzado la edad y la fisonomía perfectas, y que así debería permanecer por los siglos de los siglos. Hay personas que no tendrían que morirse nunca, porque –perdón por el tópico, pero es lo que siento- el mundo, sin ellos, es peor, más triste y más pobre. José Luis Sampedro es, sin duda, uno de esos ejemplares humanos, distintos, irrepetibles, que iluminan con su presencia. Sabio, bueno y humilde, lo fue hasta al dejarnos, en silencio, discretísimamente. Yo recordaré siempre su figura quijotesca, su humanismo y su ética, quijotescos también; su enorme talento y su sentido del humor, verdaderamente extraordinario.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies