Homenaje a Luis Mera

Luis Mera

El jueves 7 de febrero, la prensa de Ferrol publicaba esta noticia:

Un grupo de personas prepara un homenaje a Luis Mera, dinamizador cultural y crítico musical

Un grupo de personas ha decidido organizar un homenaje a Luis Mera, dinamizador cultural, investigador y crítico musical, secretario del Club de Prensa de Ferrol y miembro del Consello da Cultura Galega. Forman esta comisión el profesor José A. Ponte Far, el dibujante, caricaturista y escritor, Siro López, el pintor y escultor Manuel Patinha, la profesora e historiadora Ana Romero Masiá y el periodista Germán Castro. Actualmente, preparan la edición de un libro que recogerá testimonios  de numerosas y destacadas personalidades de los campos de la ciencias, las artes y las letras. Este será el presente que le será entregado en el curso de un acto abierto que se celebrará posiblemente en la primera quincena del mes de abril en lugar, día y hora que oportunamente se anunciarán.

Luis Mera Naveiras une a su condición de luchador antifranquista en los tiempos difíciles, la entrega incondicional al mundo de la cultura en diversos frentes: el ateneista de los años setenta, más tarde el institucional como asesor cultural municipal siendo concejala del área la exparlamentaria Nona Inés Vilariño y como miembro del Consejo de Redacción de la revista FerrolAnalisis y secretario del Club de Prensa en la época más reciente y todavía en vigor. En su faceta de crítico e investigador musical cabe destacar la labor realizada en la recuperación de la obra de Pepito Arriola como compositor y el haber sido impulsor de la creación del Grupo de Metales Santa Cecilia, entre otras actividades.

A ningún ferrolano le extrañará este homenaje a un hombre que, desde la discreción más absoluta, dejando que fuesen otros los que brillasen y recibiesen los aplausos, movió durante varias décadas los hilos del tinglado cultural en Ferrol, y siempre con extraordinario acierto. Cuando pienso en los actos de interés cultural o artístico a los que asistí en mi ciudad, y que aun hoy me conmueven o me llenan de orgullo, veo allí, en segunda, tercera o cuarta  fila, a Luis Mera, como un espectador más, cuando él había sido el organizador de principio a fin.

Lo mejor es que Luis Mera fue, profesionalmente, durante toda su vida laboral, un trabajador de Bazán; y ni siquiera de oficinas, sino de los que usaban “mono” de trabajo. Pero es que gracias a la formación que los jóvenes aprendices de Bazán adquirían en las Escuelas de la propia empresa, Ferrol fue, durante muchos años, una ciudad sorprendentemente culta. Y digo “sorprendentemente” porque los que a Ferrol llegaban se sorprendían del alto nivel de conocimiento que sobre cualquier materia observaban en los clientes de los numerosos bares, y que, entre taza y taza de Ribeiro, y tapa y tapa de callos, trataban los temas de actualidad con información y rigor. Pero entre aquellos aprendices de Bazán, Mera no era uno más. En realidad estoy convencido de que Mera no es uno más en ningún sitio. Su vocación cultural, su dedicación, su amor al trabajo bien hecho, hacen de él un ejemplar valiosísimo y, lamentablemente, en peligro de extinción.

Si alguien merece el reconocimiento de sus paisanos es mi amigo Luis Mera, y por eso me hace feliz estar entre los responsables de la iniciativa.

Deja un comentario