Imágenes de la Transición: Gutiérrez Mellado intenta controlar el ejército

Generales Ibáñez Freire, Gutiérrez Mellado y Gabeiras Montero. Armada, Torres Rojas y Miláns del Boch
Generales Ibáñez Freire, Gutiérrez Mellado y Gabeiras Montero. Armada, Torres Rojas y Miláns del Boch

A los mandos militares no les faltaban argumentos para mostrarse hostiles con el presidente Suárez. Además de sentirse traicionados por la legalización del Partido Comunista y por una Constitución que los medios de comunicación más reaccionarios presentaban como atea, destructora de la unidad de la patria y contraria a los valores del ejército, el terrorismo de ETA y GRAPO se dirigió en el bienio 1979-1980 especialmente contra las Fuerzas Armadas y de Orden Público, causándoles 21 y 82 muertos, respectivamente.

Para evitar las manifestacións airadas contra el Gobierno de los asistentes a los funerales se dispuso que se celebrasen a primeras horas de la mañana, mientras los etarras muertos eran enterrados como héroes por el entorno abertzale, en el País Vasco. La orden se sintió en los cuarteles como un agravio más.

También la reforma de Gutiérrez Mellado –que a medio plazo permitiría la modernización de las Fuerzas Armadas-, creó tensiones al rodearse de colaboradores leales a la Constitución, con una política de ascensos y traslados que llevó a los generales Gabeiras Montero e Ibáñez Freire a jefaturas de máxima responsabilidad sin ter en cuenta méritos y escalafón, y apartar a otros como Armada, Torres Rojas y Miláns del Boch.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies