Imágenes de la Transición: La dimisión de Suárez

Adolfo Suárez
Adolfo Suárez

Desde la reunión con el Rey en Baqueira, Suárez sabía que perdiera su confianza. El encuentro no había resultado cómodo para ninguno de los dos porque el Rey le pidió, una vez más, que Armada volviese a Madrid y el presidente, una vez más, se había negado.

El día 26 Suárez reunió a los componentes del “sanedrín” de la UCD -Cabanillas, Ordóñez, Martín Villa, Pérez Llorca, Calvo Ortega, Arias Salgado y Calvo Sotelo- y les comunicó su inminente dimisión. Lo hizo con serenidad, reconociendo los errores cometidos, las dificultades de gobernar con la crisis económica, carecer de fuerzas para seguir, sentirse dolido por ser el centro de tantos ataques y tanto odio, y no querer que los hijos viesen en él un hombre aferrado al poder.

Uno de los presentes le comentó al periodista José Oneto que después de aquella intervención todos estarían dispuestos a firmarle un cheque en blanco para que presidiese el partido por tiempo indefinido; pero al día siguiente Suárez fue temprano a la Zarzuela para hablar con Sabino antes de almorzar con el Rey y lo informó de que venía a presentar la dimisión. Quería que el Secretario de la Casa Real y los miembros del Sanedrín supiesen que dimitía por propia voluntad, y así lo manifestó en el discurso televisado el mismo día:

-“Me voy sin que nadie me lo haya pedido”.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies